Rusia 2018: Estafas, spam, virus y otra vez sopa…

Fecha: 5 junio, 2018 Autor: JADM en: Novedades, Problemas habituales, Seguridad

Cualquier oportunidad es buena. Si convoca (agrupa, aglutina y amontona) mucha gente, mejor. Y los mundiales son un regalito navideño para estafadores de toda clase que, con Internet, tienen el medio ideal para desparramar sus tramperas.

El ratón

Tramperas y ratoneras, digo, porque en general estas estafas ofrecen algún botín a manera de queso y, cuando querés alcanzarlo, Zas!, te atrapó. Sí, claro: el ratón sos vos.

Obtener gratis aquello que es normalmente es carísimo, conseguir entradas que ya no hay disponibles, comprar muy barato, recibir ganancias por nada a cambio… cualquier tesoro al final del arcoiris sigue siendo una maravillosa manera de atrapar incautos que no pueden controlar su avara y voraz ingenuidad.

Para cualquier estafa de esta clase se necesita siempre un estafador. Pero del otro lado es imprescindible una víctima ingenua pero capaz de saltearse cualquier escrúpulo, duda o inconsistencia para obtener algo que no le correspondería. Básicamente un equipo de dos deshonestos. Uno gana y el otro pierde.

El queso

Entradas

Mucho correo spam ofreciendo entradas para diferentes partidos. En general con precios altísimos, la compra de entradas en la reventa no es segura en ningún caso, pero especialmente en eventos de esta magnitud es muy desaconsejable.

En particular, se multiplicaron los sitios que ofrecen entradas para “invitados”. En primera instancia hay que entender que se trata de entradas personales, emitidas a nombre de un titular determinado. No son transferibles y lo más probable es que un tercero (quien las compre…) no pueda acceder al estadio el día del evento. Y esto asumiendo un escenario optimista en el que las entradas sean originales y no copias fraudulentas.

Por otro lado, la venta se hace a través de sitios creados específicamente para estas operaciones: una vez hecho el pago, no hay manera de asegurar que el comprador reciba los tickets.

Y por último, siendo que el medio de pago es electrónico, una vez concretada la compra el vendedor no sólo tendrá tu dinero, sino los datos de tu tarjeta de crédito o medio de pago que hayas utilizado y podría aprovecharlos para cualquier tipo de operación en muy breve tiempo: para cuando recibas el resúmen va a ser muy tarde y el daño va a estar hecho.

Partidos on-line gratis

En Argentina disminuyó levemente durante la existencia de Fútbol Para Todos (que permitía ver por TV, gratis, cualquier partido local) pero nunca dejó de existir en Internet la oferta de ver gratis y en vivo aquellas emisiones que sólo estan disponible a través de suscripciones pagas.

Aunque los partidos importantes de las copas mundiales se suelen transmitir gratuitamente por medios oficiales, los horarios laborales y otras cuestiones no siempre permiten verlos por TV y poder disfrutarlos por Internet siempre es una excelente opción. Esto es aprovechado por toda clase de estafadores. Hubo una catarata de eventos en el 2014 y nada indica que en este 2018 vaya a ser diferente.

Cualquier navegador más o menos moderno tiene TODO lo necesario para reproducir una transmisión de video. Algunos sitios reconocidos pueden requerir la descarga e instalación de una App o extensión por cuestiones de manejo de la interfase o control de los usuarios pero, más allá de esos casos específicos, cualquier sitio web que te ofrezca ver un partido mostrándote un cuadro de video que al intentar reproducirlo intenta obligarte a instalar un reproductor (una falsa versión de flash player es de lo más habitual), es una muy clara señal de que deberías buscar por otro lado. Exigirte cerrar trescientas cincuenta y siete ventanas de publicidad y responder setenta y ocho encuestas antes de mostrarte el partido, tambien.

Esos falsos reproductores suelen incluir aplicaciones para desviar tu navegador hacia páginas publicitarias, modificar los resultados de tus búsquedas y hasta descargar periódicamente diferentes programas que pueden permitirle a un tercero controlar tu equipo, obtener la información que envías normalmente a través de internet (claves, contraseñas, datos bancarios….), ponerlo a trabajar en el minado de criptomonedas para rédito de otros,  interceptar y robar tus transacciones si es que vos mismo operas con esas criptomonedas y hasta obtener acceso a tus archivos o el control de tus dispositivos (la webcam, por ejemplo)

Ofertas Imperdibles

Televisores de súperultimísima generación a precios ridículos, teléfonos celulares gratis por haber sido ganador de un sorteo  del que ni siquiera habías participado, descuentos fantásticos sólo por hacer un click en un anuncio… vas a recibir estas tentaciones por e-mail, avisos en redes sociales, mensajes y hasta posteos de amigos y familiares. Esto último porque muy probablemente ellos ya hayan caído en alguna trampa y ya tienen sus equipos infectados y alguna aplicación tiene acceso a sus contactos.

Prevenirse

Hasta ahora los antivirus y los más sofisticados sistemas de seguridad siguen siendo incapaces de protegerte de vos mismo, así que más te vale ser cauto.

Cuando hacés click en una ventana y decidís ignorar las advertencias de tu antivirus o sistema operativo y seguís adelante como un toro para instalar esa aplicación que te va a permitir ver el partido, el antivirus se rinde y a partir de ahí es problema tuyo.

Nada es 100% infalible pero al menos podés minimizar las chances de daños irreparables o abultadas facturas de servicio técnico posterior con algunas simples precauciones:

  • Si es demasiado bueno para ser cierto, es porque no lo es.
  • Hacé tus compras a través de sitios reconocidos que ofrezcan un nivel de seguridad razonable: un sitio de compraventa gratuito que pone en contacto a las partes sin casi ningún tipo de requisito o control previo es una mina de oro para toda clase de delincuentes. Revisá las reputaciones y operaciones realizadas previamente por los vendedores. Si en una venta algo no está del todo claro, mejor abortar y buscar otra oferta.
  • Cualquier correo de verificación de una operación realizada tiene que ser revisado con cuidado. Es mejor copiar los links (usando opciones como “copiar dirección de enlace” o “copiar links”) y acceder “manualmente” a través de un navegador que hacerlo directamente desde los enlaces presentes en los correos. Un link es muy fácil de falsificar: por ejemplo si hacés click en este link http://google.com te aseguro que a Google no vas, pese a que así lo diga.
  • La mayoría de los navegadores modernos advierten cuando los certificados de seguridad no corresponden con el sitio original. Especialmente en sitios de compraventa, páginas de pago o bancos, es una advertencia que no debe ignorarse. Cerrar el navegador e intentar, una vez más, ingresar manualmente al sitio buscado es la mejor opción.
  • No instales reproductores de video exigidos por una web cualquiera. Si es imprescindible, asegurate de que se trate de un servicio oficial y que la aplicación provenga de Google Play, Apple Store o la Tienda de Microsoft. No son infalibles (especialmente a Google y a Apple se le filtran miles de apps fraudulentas que ser distribuyen por millares hasta que son descubiertas y desactivadas…) pero es más seguro que no hacerlo.
  • No respondas ni completes datos en correos que te notifican sobre operaciones pendientes que no realizaste. Especialmente si te ofrecen la acreditación de una suma jugosa y pensás que se trata de un error del que podrías obtener un beneficio: esa es justamente la trampa… el queso del que hablaba al principio.
  • Prestá mucha antención a mensajes extraños en tu celular que agradezcan o confirmen la suscripción a un servicio al que no recordás haberte suscripto: muchos sitios web no oficiales (no hablo de Gmail ni Yahoo, claro…) pueden pedirte tu número de celular como método de identificación para permitirte hacer algo pero en realidad lo utilizan para suscribirte a un servicio pago de notificaciones inservibles. Ante la duda, contactá a tu empresa de celulares sobre tus suscripciones activas y dá de baja aquellas que no correpondan.
  • La aparición de publicidades excesivas en sitios que frecuentabas y no las mostraban normalmente, resultados de búsquedas incoherentes o que los links en Internet te lleven a sitios incorrectos son un claro síntoma de que tu dispositivo está comprometido. Tambien una notoria pérdida de rendimiento, lentitud en las respuestas y demoras para abrir o cerrar ventanas y aplicaciones. Hacelo revisar a la brevedad.

El consejo final

Backup. Copia de seguridad. Llamalo como quieras, pero hacelo. A diario, semanalmente, una vez por mes… según cuanta info estarías dispuesto a perder en caso de catástrofe. En un disco externo que conectás para hacer la copia y desconectás al terminar sería una excelente opción. Una copia de seguridad en la nube, tambien… y mejor todavía si está al margen de las sincronizaciones automáticas: cuando los contenidos se sincronizan en tiempo real en todos tus dispositivos y la nube es muy cómodo, pero la eliminación o la alteración de un archivo en un dispositivo se replica en todos los medios al mismo tiempo y la recuperación podría ser, si no imposible, muy engorrosa.