Estafa vía Whatsapp

  • -

Estafa vía Whatsapp

Nuestros teléfonos son cada vez más inteligentes. Nosotros no. Seguimos cayendo en trampas cuya esencia no ha evolucionado mucho desde que caminamos en dos patas. Cambian las formas, cambian los colores y cambian los métodos de propagación, pero el vehículo torpe e ingenuo (por no decir estúpido y obstinado) es el mismo de siempre: vos.

Te llega un mensaje de Fulanito que advierte que Whatsapp va a empezar a cobrar el servicio, pero si vos pasás el mensaje a 356 personas, estás exento del pago. Y lo envías. No a 356, sino a 1657, por las dudas. A todos tus contactos, como si con eso no sólo esquivaras el pago sino encima fueses a obtener una bonificación adicional. Pero si con la mitad de la velocidad que moves los deditos movieras las neuronas, no lo harías.

Pensemos: qué beneficio obtiene Whatsapp cuando vos distribuís un mensaje a montones de personas que ya son usuarios de Whatsapp???? Aparte de saturar inutilmente sus propios servidores, ninguno. Si la empresa quisiera enviar publicidad (que de hecho cada tanto lo hace), simplemente envía el mensaje a cada usuario directamente y se asegura de paso una distribución limpia, segura y sin complicaciones. Qué clase de gurúes informáticos tenés como contactos cómo para que con cierta frecuencia descubran se se pueden hacer con las aplicaciones cosas que ni sus propios creadores saben? Y qué tan generosos son, cómo para haber descubierto semejante cuestión y te la compartan así nomás, gratis… Que gratis, querido, no hay nada.

Estos últimos días te llegan mensajes para que actives las Video Llamadas de WhatApp a cambio de redistribuir el aviso a tus contactos. Ya es raro que no sea la empresa la que te lo informe. WhatsApp nos saturó los teléfonos con mensajitos sobre la encriptación punto a punto de las conversaciones en cada uno de nuestros chats, siendo que esto no le interesa ni un poquito al 99% de los usuarios, pero no dice nada de lo que podría ser el más importante salto tecnológico de la aplicación y la llevaría a nuevo nivel de competencia en el mercado. Raro, no?. Pero en cambio utiliza a Fulanito para la tarea. Y Fulanito encima usa otras redes (Twitter, Facebook, e-mail, lo que sea) para publicitar gratuitamente aquello que WhatsApp olvidó en sus planes de marketing.

Ansioso como sos, seguramente ya lo hiciste y seguiste luego todos los pasos propuestos por las infinitas páginas que te hicieron actualizar, instalar, descargar, reenviar, volver a actualizar, aceptar…. y así. Pues seguramente en tu próxima factura del servicio telefónico encontrarás unos cuantos items nuevos. Sucedió que lo que hiciste no fue precisamente activar video llamadas sino suscribirte a una incontable cantidad de servicios de mensajería premium (esos que te facturan cada mensaje inútil que te envían). Y el trámite para dar de baja esos servicios, lamento decepcionarte, no será tan sencillo como reenviar estupideces a tus contactos.

Paso a Paso

  • Te llega el mensaje que te informa que WhatsApp dispone de Video Llamadas con un link para activar el servicio
  • Seguís el link y entrás a una web dónde se te informa la disponibilidad para tooooooodas las plataformas (iOS, Android, Windows Phone… y hasta Blackberry!!!! que se vé que alguno queda todavía…)
  • Insistís y decidís activar las videos llamadas con el nuevo link propuesto en esta web.
  • Sos redirigido entonces a un nuevo sitio en el que, luego de obligarte a descargar e instalar complementos para activar las funciones necesarias se te requiere compartir o reenviar el link a 10 contactos o 5 grupos. Esto, supuestamente,  para que WhatsApp valide que sos un usuario activo, cómo si no pudieran hacerlo de otro modo.
  • Repartido el mensaje obedientemente, pasás a una nueva misión: el sitio de informa que tu dispositivo está desactualizado y es imprescindible actualizarlo ya mismo para usar las video llamadas
  • Aceptás y entonces te solicita ingresar tu número de teléfono. Y cómo si todavía no hubieses tropezado lo suficiente, lo hacés. Por supuesto.

Llegado hasta acá, dependerá de que variedad de engaño te ha tocado en suerte. Las más distribuídas, como decía antes, te suscriben el teléfono que ingresaste a servicios de mensajería premium y te enterarás cuando notes una diferencia en el importe habitual que deberías pagar por tu cuenta de telefonía móvil. Otras simplemente te habrán instalado un keylogger o algún otro software espía para obtener contactos, cuentas de e-mail y contraseñas de los servicios que utilices. Si es un banco, mejor. Las menos dañinas, pero que lamentablemente son casi las únicas que, por molestas, se hacen evidentes inmediatamente, son las versiones que descargan aplicaciones publicitarias de esas que te abren ventanas infinitas, te cambian los buscadores o te redirigen con cada click a un sitio web diferente.

Lo que sigue, es lo de siempre: “Se me metió sólo”, “Para mí que el antivirus que pusiste no es bueno”, “Yo uso la compu sólo para trabajar y ver los mails”, “No entro a páginas raras ni nada”…

Evitate el papelón: tu técnico ya sabe con que bueyes ara.

 


Buscar en JADM

Biblioteca