Como mejorar el rendimiento de mi Mac

  • 0

Como mejorar el rendimiento de mi Mac

Aunque pareciera que el monopolio de esta consulta lo tuviesen los usuarios de PC, las superpoderosas e “invulnerables” Mac no estan siempre excentas de los males que afectan a los simples mortales. Como sucede con las PC, en general la culpa no es achacable al equipo, sino al usuario.

Algunos problemas comunes, de solución relativamente sencilla, que provocan el insoportable molinito arco iris:macLenta

Aplicaciones de Inicio:

Muchas de las aplicaciones que uno va instalando en el equipo se configuran, o al menos parte de ellas, para ejecutarse desde el mismo momento en que uno enciende la Mac. Las usemos o no. Como todo lo que sucede en una computadora, esto consume recursos de memoria, disco y procesador e incluso, en muchos casos, conexión de red y banda ancha porque intentan conectarse a internet en busca de actualizaciones, datos publicitarios y boletines de novedades.

Un síntoma de que esto está sucediendo es ver las 45 ventanas abiertas que no queremos cuando predemos la computadora. Los íconos en el dock saltando a lo loco, es otro indicador y con punto blanco debajo que indica que estan activados, es otra señal.

  • Vamos a hacer click en la manzanita y luego vamos a Preferencias del Sistema.
  • Ir a Usuarios y Grupos
  • Elegir nuestro usuario
  • Ir a la solapa Arranque
  • Eliminar todas las aplicaciones que no deseamos ni necesitamos desde el inicio del sistema. Normalmente, ninguna.

Escritorio:

Como en la vida real, el escritorio es un espacio de trabajo en el que uno debería sólo tener las herramientas imprescindibles que necesita a mano. Pero, como en la vida real, con el uso se irán acumulando un sinfin de archivos “que más tarde voy a ubicar en su carpeta”, carpetas “que no se dónde ponerlas”, íconos “que no sé ni lo que son” y cosas por el estilo.

Si bien esto no afecta el rendimiento general, retarda el inicio normal del equipo porque el sistema debe encargarse de buscar la info relacionada con cada entrada (iconos, ubicación, etc…) y luego mostrarla.

Un escritorio limpio es una buena medida. Poner como fondo de escritorio una foto en alta resolución súper pesada tambien resta recursos al resto de las aplicaciones. Y si sumamos ambas cosas (700 íconos y la foto), no obtendremos más que un enchastre inentendible en la pantalla.

Cache:

Los archivos temporales de internet (básicamente, TODO lo que vemos en el navegador se graba previamente allí), cookies de rastreo e identificación, adware y malware (que para Mac “no existen”, pero que los hay, los hay…) no perjudican específicamente el rendimiento del equipo en situaciones normales, pero limpiezas periódicas ayudarán mucho al estado de salud de nuestra equipo. Existen miles de herramientas ofrecidas en la web, muchas de las cuales limpian una cosa pero traen otros males: actualizadores innecesarios, adware, extrañas configuraciones de inicio, etc. Para no volvernos locos buscando, descargando, instalando, probando y luego de darnos cuenta de que la aplicación no nos sirve empezar de nuevo, con lo que empeoramos más la cosa, más vale ir a lo seguro: cCleaner es una excelente opción. Luego de descargado, sólo es necesario ejecutarlo y, cuando se abre el instalador, arrastrar el ícono al recuadro Aplicaciones. Desde el Finder, yendo a la carpeta Aplicaciones, tendremos el ícono de cCleaner disponible para ejecutarlo directamente o arrastrarlo al Dock.

La opción Limpiador, tal como viene configurada, realiza la mayor parte de la tarea. Si no tienen mucha idea de para qué sirve el resto, más vale no cambiar nada. Darle click a Ejecutar el limpiador y esperar. Listo.

En Herramientas, van a encontrar un sencillo desinstalador de programas muy eficaz, que aparte de eliminar las aplicaciones que uno elija, quita del equipo archivos y configuraciones residuales que ya no serán necesarias.

Inicio, es una opción más accesible y fácil de usar para quitar las aplicacines de inicio tal como vimos en el primer punto.

Reparar Permisos es útil para aplicaciones en falla por, justamente, problemas de asignación de permisos en el sistema operativo.

Borrar el espacio libre se utiliza para eliminar realmente la información que no queremos que pueda ser recuperar. Aún despues de vaciar la Papelera, existen medios para recuperar información borrada. Esta función escribe “basura” sobre esta información para luego borrarla, una y otra vez, de modo que realmente sea irrecuperable.

Adware, Virus y Malware:

Existe, créanme. Aunque tarde, hasta la web oficial de Apple terminó reconociendo el problema con la aparición, hace un par de años, del MacDefender y sus variantes. Pero no es algo que deba quitarles el sueño: aún más que la solidez del sistema, lo que protege al usuario de Mac del software maligno es la poca popularidad de la marca. Porqué alguien perdería tiempo desarrollando software para el 6 ó 7 porciento del mercado cuando, con menos o el mismo esfuerzo, puede afectar a más del 90%? Opinión personal, pero lo cierto es que cada vez que Apple salió a mojarles la oreja proclamando la “invulnerabilidad” de su sistema, los chicos malos respondieron con alguna porquería que infectó algunos cientos de miles de equipos indefensos.

Sin embargo, una de las maneras más eficaces para protegerse no requiere demsiado esfuerzo: mantener el equipo siempre actualizado: aplicaciones y OS. La mayor parte de las actualizaciones responde a correcciones de vulnerabilidades o ataques conocidos y el no aplicarlas pone el equipo en riesgo. Y siendo que la mayor parte de los supuestos antivirus para Mac no son sino todo lo contrario, más vale confiar la tarea a los desarrolladores de Apple.

Emails:

Mantener siempre cargado el archivo de los últimos 10 años de mail recibidos y enviados no es recomendable. Son bases de dato excesivamente pesadas y susceptibles de “romperse”. Para la computadora, esto es más o menos como si lleváramos el mismo registro impreso en papel, constantemente en nuestra mochila. Aparte de innecesario en la mayoría de los casos, perjudica notoriamente el rendimiento del equipo. Lo aconsejable es utilizar las herramientas de optimización y archivo de material antiguo disponibles en el cliente de mail elegido (Mail, Outlook, el que sea) y sólo mantener siempre disponible lo que realmente necesitamos. El resto puede consultarse cuando se lo requiera.

Eliminar el correo no deseado, vaciar las papeleras y borrar los adjuntos que se han guardado ya en otra ubicación son costumbres que deben adquirise y aplicarlas diariamente.

Estos simples consejos son la mayoría de las veces suficientes para evitarse más de un servicio técnico y algunos otros tantos dolores de cabeza.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Buscar en JADM

Biblioteca