Disco Rígido estándar o los nuevos SSD ?

  • -

Disco Rígido estándar o los nuevos SSD ?

Elijo una nueva computadora superpoderosa y me ofrecen, por superior a todas luces, equiparla con los nuevos discos flash de estado sólido: los SSD.

Claro que, atentos al precios (un SSD de 500Gb cuesta un 450% que un disco rígido de la misma capacidad) hay que estar seguros de lo que se hace…

Los SSD son mejores para todo?

NO. Los discos SSD tienen dos ventajas principales:

Resistencia: al no tener partes móviles son muchísimo más resistentes a vibraciones, golpes y caídas. Esto los hace ideales para notebooks, netbooks y tables. A menos que uses tu Desktop como pelota de basket, esta cualidad de los SSD no será una ventaja apreciable para tu equipo de escritorio.

Velocidad: Indiscutible. La velocidad de escritura y lectura de un SSD es muy superior a la de los discos rígidos convencionales. Siendo mucho menor el acceso a los datos, son ideales para el funcionamiento del sistema operativo y aplicaciones de alto consumo de información desde el disco.

Pero tambien tienen sus desventajas:

Confiabilidad: Ya dije que son más rápidos y resistentes, pero tambien es cierto que son mucho más propensos a fallas si se utilizan en entornos de alta demanda: la escritura de datos constante es un punto flojo de esta tecnología.

Capacidad: La relación de precio por GB de almacenamiento es mucho más ventajosa para los discos convencionales. Por el valor de un SSD de 128Gb se puede comprar hoy un disco rígido mecánido de 4Tb con una capacidad de almacenamiento más de 30 veces superior.

Durabilidad: La tasa de degradación es similar, pero aún superior en los SSD. Los cantidad de ciclos de borrado/escritura en general son menores en los SSD que en los HD. Dicho de otro modo, la cantidad de veces que se podrá escrbir sobre un mismo sector suele ser menor en los SSD, especialmente en los más económicos. Este es un dato que a la hora de comprar se debe tener en cuenta, pero no es tan fácil de conocer por que no suele aparecer explícito en las etiquetas. Normalmente la tasa teórica de la tecnología flash para un SSD será que tenés 10000 ciclos de escritura para cada sector y esto te lo haría durar una veintena de años. Lo mismo podría aplicarse para un HD, pero en la práctica, duran menos. Igualmente, sin accidentes mediante, para un uso doméstico podés dormir tranquilo 2 o 3 años. Para cuando tengas que remplazarlo seguramente serán más baratos. Pero no pongas en la balanza una supuesta mayor durabilidad a la hora de decidir. Son más resistentes a agresiones mecánicas (vibración, golpes) pero más sensibles a problemas eléctricos (picos y/o caídas de tensión, estática).

La mejor decisión según el uso que le voy a dar

Notebook: Si tu presupuesto te lo permite, son la opción ideal. Más livianos, más rápidos y con menor consumo de batería, además de su mayor resistencia física que ya comenté al principio. Para un equipo portátil son la mejor decisión. La velocidad del disco puede incluso suplir algunas de las falencias de un procesador móvil no demasiado poderoso y hasta podría prolongar la productividad de una vieja notebook a punto de ser desechada por su lentitud. Pero anteción al tamaño del disco: nunca elegir uno menor a 256Gb. Los discos de 128Gb cuestan casi lo mismo pero gran parte de su capacidad será consumida por el sistema operativo, especialmente en Mac. Y como luego la mayoría de las aplicaciones se instalarán indefectiblemente  en este disco de sistema, el espacio disponible para el trabajo será insuficiente en muy corto tiempo. El valor de reventa de un SSD usado es bajo y la mano de obra para su remplazo por uno mayor no suele ser barata. La mejor opción será entonces nuestra notebook con un SSD de 256Gb (o 512 si podemos) y en todo caso un disco USB externo para almacenar fotos, videos, documentos y demás.

Desktop: Acá no nos importa mucho el peso, la resistencia a los golpes ni el consumo de batería, pero sí la velocidad. Disponer de discos SSD para el sistema operativo y para almacenar en ellos archivos relacionados con aplicaciones CAD o de diseño gráfico de alta exigencia va a mejorar muchísimo el rendimiento del equipo. Para almacenamiento de archivos masivos, un disco mecánico adicional es la opción más económica. Podrá ser un disco interno o un externo USB, como para la notebook. De hecho, si tenés una además de tu desktop, podés usar el mismo disco externo para ambas.

Servidores: En mi opinión la implementación ideal es un SSD para el sistema operativo, otro (u otros) para bases de datos y alojamiento de servicios web (y así aprovechar su velocidad para estos menesteres) y los archivos relacionados con aplicaciones en la que la velocidad de acceso a datos sea fundamental (CAD, diseño, simulaciones 3D, virtualizaciones) y discos rígidos convencionales para almacenamiento del común de los archivos (planillas, documentos, imágenes, datos históricos varios….). Pero TODO sujeto a backups constantes sobre discos rígidos convencionales o, mejor todavía, sistemas de cinta o similares. Repito: los SSD no son buenos cuando estan sometidos a una alta demanda de escritura de datos como la requerida para abastecer un servidor SQL corporativo. Sin embargo, backup mediante, se puede lograr un buen equilibrio entre velocidad y seguridad de la información.

Backup: No. No son una opción a tener en cuenta como disco para backup. La ventaja principal de un SSD es la velocidad de acceso a los datos. Para el backup, esto es casi lo menos importante, siendo que sí se debe tener en cuenta la relación precio/capacidad y la perdurabilidad de los datos almacenados. Y los HD mecánicos son por ahora muy superiores en lo primero y al menos similares (y te diría superiores tambien) en lo segundo. Yo no confiaría en un backup almacenado en un pendrive y un SSD no es mucho más que un pendrive con anabólicos.

 


  • -

El Time Machine de Windows

Historial de Archivos (File History) es la función de Windows 8 sucesora del “versiones anteriores” que ya existía en Windows 7. Para quienes aunque sea de oídas conocen el OS X de Mac, entendrán pronto que finalmente Windows cuenta con una herramienta útil y cómoda tanto como lo es el Time Machine: un sistema que permite ir manteniendo copias de nuestros archivos a medida que los vamos modificando, conservando incluso las diferentes versiones, las distintas ediciones de cada documento.

Para utilizarla es necesario contar con al menos dos discos rígidos internos o al menos un disco externo (USB, disco de red o una carpeta compartida a traves de la red en otra computadora). Esto porque hacer una copia de seguridad en la misma unidad física en la que se encuentran los archivos originales es poco menos que una estupidez. Si el disco falla, perderías original y copia.

No resulta una herramienta muy conocida ni siquiera para quienes hace tiempo ya están usando Windows 8 u 8.1 porque no hay accesos directos en Inicio ni aparece en la lista de aplicaciones. Figura como una función dentro del Panel de Control.

HistorialDeArchivos

La opción predeterminada es que el Historial de Archivos esté desactivado, es decir que no realiza copia alguna hasta que el usuario lo active y configure.

Ingresando entonces desde Panel de Control a Historial de Archivos el sistema buscará primero las unidades disponibles para alojar las copias. Como dije antes, debe ser un disco interno distinto al principal que contenga los archivos, una unidad de red o un disco USB. Luego de la búsqueda, Windows ofrecerá aquel disco que le parezca más adecuado, pero esta opción puede modificarse manualmente mediante Seleccionar unidad, en el menú de la izquierda. Obviamente, deberás tener conectado el disco USB, si fuese el caso, para poder seleccionarlo.

Otras opciones configurables son la frecuencia con la que se copiarán los archivos (10 minutos, 1 hora, una vez al día…), cuanto tiempo se conervarán las copias antiguas (para siempre, algunos días, lo que sea…) y si se copiarán todas las bibliotecas de archivos personales o sólo algunas. Y acá vale una aclaración: Historial de Archivos sólo permite copiar las Bibliotecas (imágenes, música, documentos, videos) y el escritorio. Entonces, si tenemos archivos de trabajo alojados en una ubicación diferente (por ejemplo, C:\TRABAJO), simplemente habrá que reconfigurar alguna de las bibliotecas (por ejemplo Documentos) para que en ella se incluya nuestra carpeta. Luego, incluyendo la biblioteca Documentos en el Historial de Archivos, tema resuelto.

Si hubiésemos elegido mantener nuestro Historial de Archivos en una unidad de red o un disco USB que no siempre esté disponible, no hay problema. Historial de Archivos funcionará igual, manteniendo las copias en un caché temporal dentro del disco local. O sea que continuará haciendo las copias necesarias, pero una carpeta de nuestro mismo disco hasta que detecte que la unidad de copia esté nuevamente disponible y entonces moverá los archivos a su ubicación definitiva.

Al igual que otras tareas de mantenimiento en Windows, el sistema evalúa el uso que se está haciendo del procesador y el disco para aumentar o disminuir la prioridad que le da a la tarea de copia, de modo que no notarás una disminución en la performance de la computadora aún cuando hayas configurado una frecuencia breve (10 minutos?) para el Historial de Archivos.

A partir de ahora, si perdes tus archivos importantes, es tu culpa.

 

 


Uno de estos dias debería hacer un backup…

Backup

Fotos, documentos, e-mails, material de estudio, archivos de trabajo… es lo menos que uno guarda en una computadora personal. Ni hablar si se trata de un equipo empresarial o de oficina.No es necesario un evento crítico como un improbable incendio catastrófico para perder la información. Basta con olvidar la notebook en un taxi, que te desvalijen la oficina un fin de semana o un repentino corte y regreso abrupto del suministro eléctrico. O un virus. O el nene, que se puso a jugar… o el soporte técnico, que conectó mal un… lo que sea.

Y siendo la computadora ya una herramienta cotidiana, cotidiana es tambien la información almacenada. El hacer una copia de seguridad cada tanto, implica la posibilidad de perder todo lo que no se guardó en ese “tanto”. Y tanto podría ser nada, pero cuando pasa, siempre es mucho.

Leyes de Murphy mediante, la información inútil y desechable nunca se daña cuando hay un problema. Si se pierde un sólo archivo, siempre será aquel que contenía información imprescindible e irrecuperable. Esto es así y no hay probabilística que valga. La receta del buñuelo que bajaste de la web de master cheff, va estar ahí aunque caiga el cometa Halley de punta sobre tu notebook. El resúmen de cuenta que te informa los trabajos a cobrar del último semestre, en cambio, se evaporará con un simple cuelgue del equipo.

Antes de escuchar vuestras excusas, déjenme contarles que hacer un backup diario de todo lo necesario, no requiere mayor esfuerzo. Ni siquiera los necesita a ustedes ni cerca de la computadora. Puede hacerse en forma automática. Y gratis. Bueno, casi…

Como inversión inicial, necesitarán un pendrive o disco externo de capacidad suficiente para guardar lo que necesitan. Esto pueden saberlo haciendo un click derecho sobre las carpetas que quieren resguardar y yendo luego a Propiedades verán, entre otras cosas, cuanto es el espacio que esa carpeta ocupa en el disco. Repitan por cada carpeta a guardar y sumen luego todas las cantidades: el pen drive o disco que necesitan para hacer un backup de todo eso debería ser al menos un 30% mayor. Lo ideal es, si van a comprar, que sea lo suficientemente grande como para guardar al menos 3 veces la capacidad necesaria, ya veremos porqué.

Noten que dije disco “externo”: hacer una copia de seguridad en el mismo disco de la computadora que la computadora usa para todo, es lo mismo que no hacerla: si ese disco falla, la información se pierde. Incluso aquellos que cuentan con discos particionados (aún cuando su técnico de confianza así se los recomendó), sepan que la partición le sirve más al técnico que a Ustedes. Un virus no se va horroriza si tiene que infectar un disco D: en lugar del C:. Lo infecta igual.Una sobrecarga eléctrica no se fija en letras de unidades. Y por otra parte, suele suceder que se deja una minúscula capacidad para el sistema operativo y una enormidad en la partición destinada a “Datos” (que así suelen llamarla los particioneros, en una exasperante iluminación imaginativa). Pues con esto obtenemos que al poco tiempo el sistema nos avisa que “hay poco espacio en el disco”, aún cuando tenemos 300Gb muertos de risa en “Datos”. Y siendo que el sistema operativo guarda en el disco absolutamente todo, en su desesperación por encontrar un espacio vacío en el que trabajar, sacude de ida y vuelta al cabezal del disco muchas más veces de las que requeriría si tuviese espacio de sobra. Ergo:  el disco se rompe más rápido. Y como la partición ficticia está alojada en el mismo disco físico, se rompe tambien.

Como alternativa ideal, las copias pueden hacerse en la nube: un espacio web contratado en el que alojar sus datos. La desventaja será que depende uno de la conexión a internet tanto para hacer el backup como para recuperarlo, pero siendo que hoy día uno depende de internet casi hasta para respirar, no habrá mucho problema con eso. Las ventajas: sus copias de seguridad estarán excentas de todo mal que pudiera ocurrirle a su computadora y ajena a cualquier catástrofe en su casa u oficina. Su información permanecerá a salvo en un servidor remoto, desde el que podrá luego recuperarla sin problemas.

Dependiendo de la capacidad de almacenamiento necesaria (cuánto es lo que tenemos que guardar) puede optarse entre infinidad de proveedores: OneDrive, iCloud, Google Drive, Dropbox, Nimbus (gracias por elegirnos!), entre otros. Algunos ofrecen espacios gratuitos (entre 2 y 10Gb) y todos tienen tarifas más o menos similares para las suscripciones pagas.

Yendo a la parte práctica, para la tarea de realizar la copia de seguridad en sí, tambien existen infinidad de opciones, pagas y gratuitas. Norton Backup, SyncBack, SyncToy, el software preinstalado en discos usb Western Digital o iOmega… pero despues de muchas pruebas me inclino por recomendar siempre el mismo: Cobian Backup. Por el momento sigue siendo gratuito e incluye infinidad de funciones que lo hacen uno de los más completos y prácticos, incluso más que muchos de sus competidores pagos.

Para no reinventar la rueda, aquí pueden encontrar una guía básica pero completa sobre los primeros pasos para usar Cobian.

Algunos detalles a tener en cuenta en casos específicos:

E-Mails

Quienes usen Outlook, pueden incluir su base de datos de e-mails en la copia de seguridad. al crear la tarea de copia en Cobian, en la sección eventos harán click en el botón Agregar correspondiente a Eventos pre-respaldo y luego seleccionarán Cerrar un programa… En la ventana que les pide el nombre, ingresan Outlook. Aceptan la ventana que les pregunta si forzarán el apagado de aplicaciones con trabajos sin guardar. Luego, en eventos post-respaldo (si quieren que luego de la copia el Outlook vuelva a estar funcional), eligen Agregar, luego Ejecutar y, cuando se abre la ventana para buscar el archivo van a Archivos de Programa (o Archivos de programa(x86) si usan Windows de 64 bits), buscan la carpeta Microsoft Office y luego Office14 (si usan Office 2010), Office12 (si usan Office 2007) o Office11 (si usan Office 2003). Dentro de esta carpeta seleccionar el archivo OUTLOOK.exe y aceptan.

En la sección Ficheros, hacen click en Agregar y luego eligen Carpeta. Si utilizan Office 2007 o anteriores, van a la carpeta Usuarios, luego a su nombre de usuario, y luego a AppData (para ver esta carpeta habrán ya configurado en Panel de Control, Opciones de Carpeta, Ver, +Mostrar carpetas y archivos ocultos, no?), Local, Microsoft y allí marcan la carpeta Outlook y aceptan. Si usan 2010 o posterior, van a Usuarios, su nombre de usuario, Mis Documentos y eligen la carpeta Archivos de Outlook. Aceptan y listo.

Sistemas de Gestión con bases de datos SQL o MySQL

Muchos sistemas de gestión incluyen sus propias funciones de backup, no obstante lo cual nunca está de más una copia adicional. Para bases de datos SQL, ir a la solapa Eventos y en Eventos pre-respaldo hacer click en Agregar y luego Detener un servicio. El servicio en cuestión se llama SQL Server (SQLEXPRESS). Dónde dice SQLEXPRESS entre (), podrá decir otro nombre de instancia, será cuestión de consultar a vuestro proveedor del sistema de gestión. Acepten. En Eventos post-respaldo, hacen click en Agregar, luego Ejecutar un servicio… y eligen el mismo que antes. Y ya que llamaron al soporte técnico del sistema de gestión, pregúntenle cual es la carpeta en la que se almacenan los archivos de base de datos. Normalmente, esta carpeta es Archivos de programa (o Archivos de programa(x86) si usan Windows de 64 bits), Microsoft SQL\MSSQL10.SQLEXPRESS\MSSQL\DATA. Dónde dice SQLEXPRESS podrá decir otro nombre de instancia, que es el que ya averiguaron… Pues esta carpeta es la que van a backupear.

Para sistemas que usan MySQL basta con copiar la carpeta Archivos de programa\MySQL\MySQL Server 5.5\data. Dónde dice 5.5 puede decir otro número, correspondiente a la versión de MySQL instalada.

Automatización del Backup

Cada tarea de backup que van creando, en la solapa Horario, permite elegir Tipo de Horario (lo ideal es Diaria) y luego un horario que uno considere más cómodo o conveniente. Por ejemplo, al final de la jornada de trabajo o al irnos a dormir (si el equipo queda encendido, claro…).

Una buena práctica es no dejar conectado el disco al equipo constantemente. Esto lo hace vulnerable a las mismas eventualidades que pudiera sufrir la computadora. Entonces, como situación ideal para el resguardo de los datos, permítanme sugerirles lo siguiente:

  • Programar tareas diarias de backups incrementales (no pregunten, lean la guía de www.informaticator.com ) en un disco usb que podría permanecer conectado al equipo porque Usted es un colgado que no se va a acordar de andar enchufando el disco cuando corresponda.
  • Programar tareas semanales de backup completo, en un disco aparte. Este disco sí o sí tendrá que conectarlo para hacer el backup y, una vez finalizado, se lo lleva con Usted. Por ejemplo, el Viernes… para que, si el Lunes cuando vuelve a la oficina se encuentra con que los boqueteros no le dejaron ni el jabón del baño, la información perdida no sea uno más en la lista de motivos para el suicidio.

Si le parece mucha inversión gastar u$s 75 en un disco externo, piense que la más barata de las recuperaciones de datos de un disco dañado no baja de u$s 300, no es infalible y puede no recuperar toda la información necesaria.

Yo le avisé.

 


Buscar en JADM

Biblioteca