Disco Rígido estándar o los nuevos SSD ?

  • -

Disco Rígido estándar o los nuevos SSD ?

Elijo una nueva computadora superpoderosa y me ofrecen, por superior a todas luces, equiparla con los nuevos discos flash de estado sólido: los SSD.

Claro que, atentos al precios (un SSD de 500Gb cuesta un 450% que un disco rígido de la misma capacidad) hay que estar seguros de lo que se hace…

Los SSD son mejores para todo?

NO. Los discos SSD tienen dos ventajas principales:

Resistencia: al no tener partes móviles son muchísimo más resistentes a vibraciones, golpes y caídas. Esto los hace ideales para notebooks, netbooks y tables. A menos que uses tu Desktop como pelota de basket, esta cualidad de los SSD no será una ventaja apreciable para tu equipo de escritorio.

Velocidad: Indiscutible. La velocidad de escritura y lectura de un SSD es muy superior a la de los discos rígidos convencionales. Siendo mucho menor el acceso a los datos, son ideales para el funcionamiento del sistema operativo y aplicaciones de alto consumo de información desde el disco.

Pero tambien tienen sus desventajas:

Confiabilidad: Ya dije que son más rápidos y resistentes, pero tambien es cierto que son mucho más propensos a fallas si se utilizan en entornos de alta demanda: la escritura de datos constante es un punto flojo de esta tecnología.

Capacidad: La relación de precio por GB de almacenamiento es mucho más ventajosa para los discos convencionales. Por el valor de un SSD de 128Gb se puede comprar hoy un disco rígido mecánido de 4Tb con una capacidad de almacenamiento más de 30 veces superior.

Durabilidad: La tasa de degradación es similar, pero aún superior en los SSD. Los cantidad de ciclos de borrado/escritura en general son menores en los SSD que en los HD. Dicho de otro modo, la cantidad de veces que se podrá escrbir sobre un mismo sector suele ser menor en los SSD, especialmente en los más económicos. Este es un dato que a la hora de comprar se debe tener en cuenta, pero no es tan fácil de conocer por que no suele aparecer explícito en las etiquetas. Normalmente la tasa teórica de la tecnología flash para un SSD será que tenés 10000 ciclos de escritura para cada sector y esto te lo haría durar una veintena de años. Lo mismo podría aplicarse para un HD, pero en la práctica, duran menos. Igualmente, sin accidentes mediante, para un uso doméstico podés dormir tranquilo 2 o 3 años. Para cuando tengas que remplazarlo seguramente serán más baratos. Pero no pongas en la balanza una supuesta mayor durabilidad a la hora de decidir. Son más resistentes a agresiones mecánicas (vibración, golpes) pero más sensibles a problemas eléctricos (picos y/o caídas de tensión, estática).

La mejor decisión según el uso que le voy a dar

Notebook: Si tu presupuesto te lo permite, son la opción ideal. Más livianos, más rápidos y con menor consumo de batería, además de su mayor resistencia física que ya comenté al principio. Para un equipo portátil son la mejor decisión. La velocidad del disco puede incluso suplir algunas de las falencias de un procesador móvil no demasiado poderoso y hasta podría prolongar la productividad de una vieja notebook a punto de ser desechada por su lentitud. Pero anteción al tamaño del disco: nunca elegir uno menor a 256Gb. Los discos de 128Gb cuestan casi lo mismo pero gran parte de su capacidad será consumida por el sistema operativo, especialmente en Mac. Y como luego la mayoría de las aplicaciones se instalarán indefectiblemente  en este disco de sistema, el espacio disponible para el trabajo será insuficiente en muy corto tiempo. El valor de reventa de un SSD usado es bajo y la mano de obra para su remplazo por uno mayor no suele ser barata. La mejor opción será entonces nuestra notebook con un SSD de 256Gb (o 512 si podemos) y en todo caso un disco USB externo para almacenar fotos, videos, documentos y demás.

Desktop: Acá no nos importa mucho el peso, la resistencia a los golpes ni el consumo de batería, pero sí la velocidad. Disponer de discos SSD para el sistema operativo y para almacenar en ellos archivos relacionados con aplicaciones CAD o de diseño gráfico de alta exigencia va a mejorar muchísimo el rendimiento del equipo. Para almacenamiento de archivos masivos, un disco mecánico adicional es la opción más económica. Podrá ser un disco interno o un externo USB, como para la notebook. De hecho, si tenés una además de tu desktop, podés usar el mismo disco externo para ambas.

Servidores: En mi opinión la implementación ideal es un SSD para el sistema operativo, otro (u otros) para bases de datos y alojamiento de servicios web (y así aprovechar su velocidad para estos menesteres) y los archivos relacionados con aplicaciones en la que la velocidad de acceso a datos sea fundamental (CAD, diseño, simulaciones 3D, virtualizaciones) y discos rígidos convencionales para almacenamiento del común de los archivos (planillas, documentos, imágenes, datos históricos varios….). Pero TODO sujeto a backups constantes sobre discos rígidos convencionales o, mejor todavía, sistemas de cinta o similares. Repito: los SSD no son buenos cuando estan sometidos a una alta demanda de escritura de datos como la requerida para abastecer un servidor SQL corporativo. Sin embargo, backup mediante, se puede lograr un buen equilibrio entre velocidad y seguridad de la información.

Backup: No. No son una opción a tener en cuenta como disco para backup. La ventaja principal de un SSD es la velocidad de acceso a los datos. Para el backup, esto es casi lo menos importante, siendo que sí se debe tener en cuenta la relación precio/capacidad y la perdurabilidad de los datos almacenados. Y los HD mecánicos son por ahora muy superiores en lo primero y al menos similares (y te diría superiores tambien) en lo segundo. Yo no confiaría en un backup almacenado en un pendrive y un SSD no es mucho más que un pendrive con anabólicos.

 


Buscar en JADM

Biblioteca