Alerta Apple: falso correo de AppleStore

  • -

Alerta Apple: falso correo de AppleStore

Alerta: phishing de Apple apunta a usuarios latinoamericanos

No hay duda de que los productos Apple despiertan pasiones entre varios usuarios y Latinoamérica no es la excepción. Esta ocasiona que haya una gran penetración en el mercado Latinoamericano de dispositivos móviles con los productos de la empresa de la manzana. Este hecho no es ajeno a los cibercriminales y una prueba de esto es el número de campañas de malware que circulan en la actualidad. Recientemente hemos detectado una campaña dirigida a los usuarios de Apple y que tiene como objetivo estafar al usuario.

Polimorfismo en las campañas

Esta estafa comienza con un correo electrónico en el que se presenta información sobre una falsa compra de una aplicación. Toménse unos segundos para poder advertir las señales que podrían indicar que se tratar de un correo apócrifo:

En la siguiente imagen se resaltan algunos puntos que debieran resultar sospechosos:

Se puede observar un remitente sospechoso, sumado a un saludo dirigido a un usuario genérico y un archivo adjunto, son razones suficientes para sospechar de que se trata de un correo falso. Sin embargo, para terminar de confirmarlo, veamos que dice el documento (en caso de no estar seguro de la veracidad de un correo, recomendamos nunca abrir los archivos adjuntos incluidos):

Afortunadamente, el documento no contiene ningún exploit, pero sí presenta un enlace para reportar la compra que el usuario no hizo (“Report a Problem”), y es allí dónde se encuentra el enlace malicioso. En la siguiente captura puede verse que la URL no pertenece a ningún dominio de Apple:

Sin lugar a dudas esta no es una técnica nueva, pero lamentablemente sigue siendo efectiva, ya que al hacer clic el usuario es direccionado a una página de Phishing que veremos más adelante.

Un segundo correo apócrifo para la misma victima

Lo que sí es llamativo de esta campaña es que se utilizan dos correos electrónicos como señuelo, cuando normalmente suele tratarse de uno solo. En el cuerpo de este mail se puede apreciar como nuevamente se utiliza el recurso de verificar la cuenta, lo cual redireccionará al usuario al mismo sitio de phishing del correo anterior.

La página es muy similar a la original y tiene como intención alertar al usuario de que algo malo ha sucedido, por lo que se le solicita que restablezca su contraseña:

De esta manera, el sitio robará información básica como usuario y contraseña, pero no se quedará sólo con eso: luego continuará pidiendo más información como por ejemplo preguntas de seguridad hasta llegar a robar datos de tarjeta de crédito:

Conclusión

Más allá de la novedad de esta campaña que envía dos correos diferentes al usuario y de lo atractivo que resulta que utilice a Apple como engaño, esta amenaza no es ninguna novedad. A pesar de tratarse de un tipo de ataque poco complejo técnicamente, evidentemente estos son redituables para los ciberdelincuentes, quienes se aprovechan del poco conocimiento o la falta de atención por parte de los usuarios. Por eso siempre es importante estar al tanto de que este tipo de amenazas existen, tomarse un momento para reflexionar sobre los correos recibidos, saber advertir las señales de este tipo de ataques y contar con una solución de seguridad.

FUENTE:   PUBLICADO 29 DEC 2017  EN WeLiveSecurity – ESET– 04:08PM


  • -

Antes de vender tu Mac, dejala como de fábrica

Es la mejor manera de estar seguros de que el nuevo dueño, además de tu Mac, no se lleva consigo tus archivos, fotos, videos, contraseñas, Apple Id, etc…

Volver a instalar desde Recuperación de OS X

Normalmente es suficiente con este método. Claro que, al no borrar concienzudamente la data anterior, el nuevo dueño podría recuperar los datos antiguos haciendo uso de software de restauración de mayor o menor complejidad según el interes que tenga en apropiarse de tus cosas. Es la opción más rápida, pero no la más segura.

Si tienes un Mac de fabricación reciente, puedes utilizar Recuperación de OS X para volver a instalar OS X.

 

  1. Enciende el Mac.
  2. Inmediatamente después de escuchar el sonido de arranque, mantén pulsadas las teclas Comando y R del teclado.
  3. Deja de pulsar las teclas cuando aparezca el logotipo de Apple.
  4. Si se te pide, selecciona una red Wi-Fi, o bien conecta el Mac a Internet utilizando un cable Ethernet.
  5. Cuando aparezca el menú de recuperación, selecciona la opción Instalar OS X.
  6. Sigue las instrucciones que aparecen en la pantalla para seleccionar el disco de destino e instalar OS X.

Con estos pasos se vuelve a instalar la versión más reciente de OS X que tenías anteriormente instalada en el Mac. Si deseas volver a instalar la versión de OS X que se incluía con el Mac, mantén pulsadas las teclas Comando-Opción-R al arrancar. De este modo se iniciará el Mac desde Recuperación por Internet.

Restaurar desde una copia de seguridad de Time Machine

Esta opción es útil, más que para deshacerte de tu computadora, para recuperarla cuando no está funcionando del todo bien. A menos que cuentes con una copia del Time Machine hecha el día que compraste el equipo, luego de restaurarla seguramente va a incluir tu información personal a esa fecha.

Si dispones de una copia de seguridad del sistema creada con Time Machine, puedes Restaurar a partir de una copia de seguridad de Time Machine para volver a instalar OS X y los archivos personales. Si seleccionas esta opción se borrará la unidad de disco que estás restaurando y se restaurará la versión de OS X que se había instalado cuando creaste la copia de seguridad seleccionada.

  1. Reinicia el Mac. Pulsa inmediatamente las teclas Comando (⌘) y R después de escuchar el sonido de arranque para iniciar el equipo en Recuperación de OS X.
  2. Cuando aparezca la ventana de recuperación, selecciona la opción Restaurar desde una copia de seguridad de Time Machine.
  3. Selecciona el disco de copia de seguridad de Time Machine.
  4. Selecciona la copia de seguridad de Time Machine que desees restaurar.
  5. Haz clic en Continuar y sigue las instrucciones que aparecen en la pantalla para volver a instalar OS X y los archivos incluidos en la copia de seguridad.

Borrar la unidad de disco e instalar OS X

Para paranoicos, como yo. Haciendo uso de lo explicado en el punto 5 de esta opción, no queda rastro alguno de lo anterior porque el borrado seguro escribe datos aleatorios sobre la información antigua. Es imprescindible contar con una buena conexión a internet para poder reinstalar automáticamente el OS despues del borrado o vas a necesitar una copia del instalador en USB o DVD y hacerlo en forma manual.

Por lo general, no es necesario borrar el disco de arranque para volver a instalar OS X, ya que el Instalador de OS X se ha diseñado para permitir realizar una instalación in situ sobre la misma versión o las versiones anteriores de OS X. Si vas a entregar el Mac a un nuevo propietario, puede que quieras borrar el disco de arranque integrado antes de volver a instalar OS X.

Importante: Antes de borrar y volver a instalar, realiza la copia de seguridad de los archivos importantes. Si utilizas un MacBook, un MacBook Air o un MacBook Pro, asegúrate de que el adaptador de corriente esté conectado y enchufado a la toma de corriente mientras lleves a cabo estos pasos.

Puedes seguir estos pasos para borrar los archivos del disco de arranque e instalar una nueva copia de OS X:

  1. Antes de empezar, asegúrate de que el Mac esté conectado a Internet.
  2. Reinicia el Mac. Pulsa inmediatamente las teclas Comando (⌘) y R cuando escuches el sonido de arranque para iniciar el equipo en Recuperación de OS X.
  3. Cuando aparezca la ventana de recuperación, selecciona Utilidad de Discos y, a continuación, haz clic en Continuar.
  4. Selecciona el nombre del volumen del disco de arranque en la parte izquierda de la ventana Utilidad de Discos y, a continuación, haz clic en la pestaña Borrar.
  5. Si quieres borrar de forma segura la unidad, haz clic en Opciones de seguridad. Selecciona un método de borrado y, a continuación, haz clic en Aceptar.
  6. En el menú desplegable Formato, selecciona Mac OS Plus (con registro). Escribe un nombre para el disco y, a continuación, haz clic en Borrar.
  7. Cuando hayas borrado la unidad, cierra la ventana Unidad de Discos.
  8. Si no estás conectado a Internet, selecciona una red en el menú Wi-Fi.
  9. Selecciona la opción Reinstalar OS X.
  10. Haz clic en Continuar y sigue las instrucciones que aparecen en la pantalla para volver a instalar OS X.

Opciones adicionales

Si deseas volver a instalar la versión de OS X que se incluía con el Mac, o si tienes que volver a formatear todo el disco de arranque, pulsa las teclas Comando-Opción-R al arrancar. De este modo se iniciará el Mac desde Recuperación por Internet.

Si dispones de más de una partición (como Boot Camp) y quieres borrar todo el disco de arranque, puedes usar Utilidad de Discos para eliminar las particiones o volver a realizar la partición de la unidad. Inicia el Mac desde Recuperación por Internet y, a continuación, usa Utilidad de Discos para volver a realizar la partición del disco de arranque antes de borrarlo. Asegúrate de realizar la copia de seguridad de los datos importantes de todas las particiones antes de volver a realizar la partición de una unidad.


  • -

Office se cuelga despues de actualizar Mac OSx

Pasó con Mavericks. Pasó con Yosemite. Pasa con Capitan. A la mitad del trabajo con algún documento de Office, aparece una ventana de error y se cierra la aplicación. Los detalles del error varían en sus especificaciones, pero vienen encabezados con EXC_BAD_ADDRESS, EXC_BAD_LOCATION, EXC_BAD… lo que sea.

Un primer intento

Despues de probar varias alternativas (revisar que no haya adware ni aplicaciones basura genéricas, instalar todas las actualizaciones pendientes, forzar salida de cualquier aplicación de Office colgada por allí…) lo mejor es suprimir cualquier rastro de Office y reinstalarlo

  1. En Aplicaciones, buscar la carpeta de Office y eliminarla
  2. Ir a Librería (option + click sobre Ir en el Finder para ver Libreria), buscar la carpeta Application Support y eliminar la carpeta Microsoft
  3. De nuevo en Libreria, buscar la carpeta Preferencias y dentro de ella eliminar la carpeta Microsoft
  4. Reinstalar Office

Un Segundo Intento

Tuve dos casos idénticos. En uno, con lo ya dicho fue suficiente. En el otro, apenas unas horas despues volvió a presentarse el problema de las ventanas de error y el Excel colgado. Con menos frecuencia, pero pasa.

  1. Repetimos los pasos 1 a 3 del intento anterior
  2. Desde Aplicaciones, Utilidades, Utilidad de Discos, verificar y reparar los permisos del disco. En Capitan se supone que esto ya no es necesario. Hasta Yosemite sí.
  3. No está demás aprovechar para Verificar y Reparar el disco si fuese necesario con la misma Utilidad de Discos. Si aparecen errores que no pueden repararse en el momento, entonces seguis con los pasos 4 a 7. Si no, avanzá al casillero 8 directamente.
  4. Reiniciamos o iniciamos bien con el disco de arranque y pulsando “C” o bien, con Lion o superior, usando el Sistema de recuperación o Recuperación por Internet
  5. Si usas una partición de recuperación o Recuperación por Internet, seleccionamos la Utilidad de Discos en la ventana “Utilidades“. Con un disco de instalación, sin presionar en continuar, seleccionamos Utilidad de Discos en el menú del instalador
  6. Una vez dentro, en la pestaña “Primera ayuda” hacemos clic en el triángulo a la izquierda del icono de la unidad de disco duro para ver los nombres de los volúmenes y particiones del disco
  7. Seleccionamos el volumen de disco duro de OS X que queremos reparar y pulsamos en “Reparar“. Listo
  8. Reiniciá la compu y creá una nueva cuenta de usuario con permisos de administración
  9. Cerrá la sesión e iniciá con esta nueva cuenta
  10. Pasa todos tus archivos (Imágenes, Documentos, etc… ) a esta nueva cuenta. Por ejemplo, si usás Mail, seguí los pasos 11 a 13. Si no, al 14 derecho
  11. Copiar todas las cuentas. Tenemos que buscar en la carpeta de nuestro usuario  en la ruta /Library/Preferences/  el archivo “com.apple.mail.plist” y copiarlo a la misma carpeta del ordenador en que queramos configurar el correo. Con este paso, ya tendríamos configuradas la cuentas.
  12. Copiar los mensajes, las reglas, etc. Tenemos que copiar el contenido de la carpeta de nuestro usuario /Library/Mail/ del usuario original a la misma carpeta en el ordenador a configurar.
  13. Y por último lo único que queda pendiente es la contraseña de acceso a los servidores de correo. Para ello, arrancamos Mail en el ordenador nuevo, y nos preguntara las contraseñas de cada una de las cuentas que hayamos creado. Conforme nos vaya pidiendo las claves, las pondremos y guardando en nuestro llavero para que ya no lo pida más.
  14. Acordate de pasar, desde Documentos de tu cuenta anterior, la carpeta Datos de Usuario de Microsoft. Ahí están, por ejemplo, las identidades con los mail del Outlook.
  15. Reinstalá Office
  16. Una vez que verifiques que todo está como debe ser, podés eliminar tu cuenta anterior.

Broche de Oro

Cada tanto, con Office 2011 sobre Capitán, reaparece un error de Microsoft. Ya no mientras se trabaja en una planilla o documento, ni siquiera al guardar el archivo. Aparece al intentar cerrar la aplicación. Repetir todos los pasos de cada una de las opciones anteriores no tuvo mucho más efecto que postergar y hasta prolongar los períodos entre fallo y fallo, pero vuelven. Es de esperarse que una instalación limpia de el nuevo Office 2016 solucione el tema. Mejor todavía si se hace luego de las limpiezas explicadas antes. Pero eso queda para un futuro próximo y ya veremos como nos va…

 

 


  • -

Disco Rígido estándar o los nuevos SSD ?

Elijo una nueva computadora superpoderosa y me ofrecen, por superior a todas luces, equiparla con los nuevos discos flash de estado sólido: los SSD.

Claro que, atentos al precios (un SSD de 500Gb cuesta un 450% que un disco rígido de la misma capacidad) hay que estar seguros de lo que se hace…

Los SSD son mejores para todo?

NO. Los discos SSD tienen dos ventajas principales:

Resistencia: al no tener partes móviles son muchísimo más resistentes a vibraciones, golpes y caídas. Esto los hace ideales para notebooks, netbooks y tables. A menos que uses tu Desktop como pelota de basket, esta cualidad de los SSD no será una ventaja apreciable para tu equipo de escritorio.

Velocidad: Indiscutible. La velocidad de escritura y lectura de un SSD es muy superior a la de los discos rígidos convencionales. Siendo mucho menor el acceso a los datos, son ideales para el funcionamiento del sistema operativo y aplicaciones de alto consumo de información desde el disco.

Pero tambien tienen sus desventajas:

Confiabilidad: Ya dije que son más rápidos y resistentes, pero tambien es cierto que son mucho más propensos a fallas si se utilizan en entornos de alta demanda: la escritura de datos constante es un punto flojo de esta tecnología.

Capacidad: La relación de precio por GB de almacenamiento es mucho más ventajosa para los discos convencionales. Por el valor de un SSD de 128Gb se puede comprar hoy un disco rígido mecánido de 4Tb con una capacidad de almacenamiento más de 30 veces superior.

Durabilidad: La tasa de degradación es similar, pero aún superior en los SSD. Los cantidad de ciclos de borrado/escritura en general son menores en los SSD que en los HD. Dicho de otro modo, la cantidad de veces que se podrá escrbir sobre un mismo sector suele ser menor en los SSD, especialmente en los más económicos. Este es un dato que a la hora de comprar se debe tener en cuenta, pero no es tan fácil de conocer por que no suele aparecer explícito en las etiquetas. Normalmente la tasa teórica de la tecnología flash para un SSD será que tenés 10000 ciclos de escritura para cada sector y esto te lo haría durar una veintena de años. Lo mismo podría aplicarse para un HD, pero en la práctica, duran menos. Igualmente, sin accidentes mediante, para un uso doméstico podés dormir tranquilo 2 o 3 años. Para cuando tengas que remplazarlo seguramente serán más baratos. Pero no pongas en la balanza una supuesta mayor durabilidad a la hora de decidir. Son más resistentes a agresiones mecánicas (vibración, golpes) pero más sensibles a problemas eléctricos (picos y/o caídas de tensión, estática).

La mejor decisión según el uso que le voy a dar

Notebook: Si tu presupuesto te lo permite, son la opción ideal. Más livianos, más rápidos y con menor consumo de batería, además de su mayor resistencia física que ya comenté al principio. Para un equipo portátil son la mejor decisión. La velocidad del disco puede incluso suplir algunas de las falencias de un procesador móvil no demasiado poderoso y hasta podría prolongar la productividad de una vieja notebook a punto de ser desechada por su lentitud. Pero anteción al tamaño del disco: nunca elegir uno menor a 256Gb. Los discos de 128Gb cuestan casi lo mismo pero gran parte de su capacidad será consumida por el sistema operativo, especialmente en Mac. Y como luego la mayoría de las aplicaciones se instalarán indefectiblemente  en este disco de sistema, el espacio disponible para el trabajo será insuficiente en muy corto tiempo. El valor de reventa de un SSD usado es bajo y la mano de obra para su remplazo por uno mayor no suele ser barata. La mejor opción será entonces nuestra notebook con un SSD de 256Gb (o 512 si podemos) y en todo caso un disco USB externo para almacenar fotos, videos, documentos y demás.

Desktop: Acá no nos importa mucho el peso, la resistencia a los golpes ni el consumo de batería, pero sí la velocidad. Disponer de discos SSD para el sistema operativo y para almacenar en ellos archivos relacionados con aplicaciones CAD o de diseño gráfico de alta exigencia va a mejorar muchísimo el rendimiento del equipo. Para almacenamiento de archivos masivos, un disco mecánico adicional es la opción más económica. Podrá ser un disco interno o un externo USB, como para la notebook. De hecho, si tenés una además de tu desktop, podés usar el mismo disco externo para ambas.

Servidores: En mi opinión la implementación ideal es un SSD para el sistema operativo, otro (u otros) para bases de datos y alojamiento de servicios web (y así aprovechar su velocidad para estos menesteres) y los archivos relacionados con aplicaciones en la que la velocidad de acceso a datos sea fundamental (CAD, diseño, simulaciones 3D, virtualizaciones) y discos rígidos convencionales para almacenamiento del común de los archivos (planillas, documentos, imágenes, datos históricos varios….). Pero TODO sujeto a backups constantes sobre discos rígidos convencionales o, mejor todavía, sistemas de cinta o similares. Repito: los SSD no son buenos cuando estan sometidos a una alta demanda de escritura de datos como la requerida para abastecer un servidor SQL corporativo. Sin embargo, backup mediante, se puede lograr un buen equilibrio entre velocidad y seguridad de la información.

Backup: No. No son una opción a tener en cuenta como disco para backup. La ventaja principal de un SSD es la velocidad de acceso a los datos. Para el backup, esto es casi lo menos importante, siendo que sí se debe tener en cuenta la relación precio/capacidad y la perdurabilidad de los datos almacenados. Y los HD mecánicos son por ahora muy superiores en lo primero y al menos similares (y te diría superiores tambien) en lo segundo. Yo no confiaría en un backup almacenado en un pendrive y un SSD no es mucho más que un pendrive con anabólicos.

 


Buscar en JADM

Biblioteca