La computadora está lenta…

  • 0

La computadora está lenta…

barrasCompuLenta

Si no la principal, al menos es una de las consultas más comunes. Equipo nuevo, poco tiempo de uso pero de pronto intentar abrir el navegador puede tomar una eternidad.

La causa más habitual? Las “barras de herramientas” que se fueron incorporando a medida que se descargaron nuevos programas, se visitaron ciertos sitios o se aceptó la instalación de un plug in necesario para… lo que sea. Cuando finalmente se abre el navegador vemos que la pantalla útil es cada vez más pequea: el menú y la barra de herramientas superior se va llenando de íconos, botones y buscadores que ni tenemos idea de para que sirven. Ni sabemos como llegaron ahí.

Resulta que las pusimos nosotros, concientes o sin saberlo. Cuando se descarga un archivo desde un sitio de descargas “gratuitas”, es normal que durante el proceso de instalación se intercalen ventanas con ofertas de terceros. Estratégicamente, a veces con los botones “aceptar” o “no aceto” ubicados en distintas posiciones, sin demasiadas explicaciones pero todas haciéndonos sentir que son fundamentales para nuestra existencia. Y, ante la duda, uno da click al “siguiente”, sin prestar mayor atención.

Esto permite desde la instalación de inocentes barras de herramientas hasta el cambio de la configuración de las preferencias del navegador (página de inicio, buscador predeterminado…) hasta la descarga de paquetes completos de software que nunca quisimos. Así, luego de descargar e instalar un programa para descomprimir archivos .zip, nos encontramos con que al abrir el navegador vamos a parar a Spootify, no vemos el logo de Google sino de Ask! y en lugar de una sóla pestaña se nos abren 45…

Y estos programas, a su vez, incluyen monitores de navegación (recogen info sobre los sitios visitados y estadísticas de uso para ofrecernos la publicidad “adecuada” a nuestros intereses), actualizadores (se conectan a la web del fabricante para ver si se publicó una nueva versión y si es así la descargan e instalan) y extensiones del navegador para fines diversos. Cada uno configurado para arrancar desde el inicio del sistema, de modo que consume memoria, procesador…. y paciencia!

Para tener una idea de la dimensión que puede alcanzar el problema, basta citar sólo algunas de las aplicaciones más comunes que se instalan “solas” (como vimos, en realidad requieren nuestra aprobación pero ni nos damos cuenta) y perjudican el rendimiento de la computadora:

DealPly, Ask!, Google Toolbar, Yahoo Toolbar, Web Search, Babylon, Continue to Save, Conduit (que agrupa una enormidad de variantes y marcas)…

Por otro lado, tenemos las aplicaciones de descarga que esos sitios de descarga gratuita nos hacen descargar para luego bajar lo que realmente queríamos (Softonic, por ejemplo…) y que, una vez más, luego se iniciarán con Windows, consumirán más memoría y más procesador…

Por supuesto que lo ideal sería no permitir que esto suceda y llegar al punto en que el equipo parezca en estado de coma. Y no es tan difícil:

  • Asegurarse de tener el antivirus actualizado antes de iniciar cualquier descarga
  • Elegir sitios de descarga conocidos  con buena reputación. Es preferible siempre descargar directamente desde la web oficial del autor que desde sus promotores
  • Si lo anterior se hace imposible, prestar mucha (MUCHA) atención a las ventanas que se van mostrando durante la instalación. Aceptar sólo lo que queremos instalar. El resto no nos interesa.
  • Si el instalador no nos permite evitar la descarga de una barra de herramientas o cambiar nuestra página de inicio para terminar la instalación del software que realmente nos interesa, más vale desecharlo y buscar por otro lado.

Pero, si la prevención llegó tarde, vamos al remedio cuando el equipo ya está lleno de “basura”:

  • Primero, observar en el área de notificación de la barra de tareas (para XP y Windows 7, los iconitos que están cercanos a la fecha y la hora) y observar aquellos que no corresponden a aplicaciones que realmente utilizamos. Hacerles click derecho y ver si tienen una opción “Salir”, “Exit”, “quit”, “quitar” o similares y darles click ahí, para apagarlos.
  • Ir al Panel de Control y luego a Agregar o quitar programas (XP) o Programas y Características (W7, W8, W8.1).
  • Buscar en la lista de programas instalados todos los que correspondan, por lo menos a los ya mencionados (DealPly, Ask!, Google Toolbar, Yahoo Toolbar, Web Search, Babylon, Continue to Save, Conduit) y hacer click en Desinstalar. Hacer lo mismo para cualquier “Toolbar” o “Barra de herramientas”, “Updater” y, especialmente “Optimazer”, “regCleaner”, etc… incluso si se trata de barras relacionadas con antivirus (Barra de AVAST, AGV Nation Toolbar, vToolbar, etc.)
  • Si alguna se “resiste”, no arranca el instalador o simplemente no hace nada al intentar desinstalarla, dejarla para despues y continuar con la siguiente.
  • Finalizada esta primera etapa, limpiar archivos temporales de internet y hacer una reparación del registro de Windows. Suena compicado pero no lo es: prueben cCleaner.
  • Reiniciar  y presionar la tecla F8 antes de que aparezca el logo de Windows para arrancar en Modo a prueba de fallos (XP) o Modo Seguro (W7).
  • Ir nuevamente a desinstalar programas para quitar los que no se hayan podido sacar en el intento anterior.
  • nueva limpieza con cCleaner.
  • Reiniciar normalmente

Hasta acá, solucionamos buena parte del problema, pero probablemente los cambios que estos programas hayan hecho en la configuración de nuestros navegadores (página de inicio, buscador preferido, etc) seguramente no se hayan revertido. Para esto, abrimos uno a uno los navegadores que usamos:

Internet Explorer:

  • Ir a Herramientas y hacer click en Opciones de Internet.
  • En la celda “Página principal”, eliminar lo que haya y agregar sólo la que nos interese (por ejemplo google.com) o simplemente dejarla en blanco para que no abra nada hasta que no escribamos una dirección.
  • Aceptar. Volver a Herramientas y esta vez click sobre Administrar Complementos.
  • En Barras de Herramientas y Extensiones, deshabilitar todas las que no queremos. Ir luego a Proveedores de búsquedas, ubicar aquel que nos interesa y hacer click en el botón Predeterminado. Quitar uno a uno los demás proveedores no deseados.
  • Aceptar y reiniciar el navegador

Chrome:

  • Abrir el menú e ir a Configuración
  • Ir a En Inicio y seleccionar Abre una página específica… hacer click en Establecer páginas, tipear la que nos interese y eliminar las demás.
  • Ir a Extensiones (menú de la izquierda) y eliminar una a una todas las no deseadas (normalmente son casi todas…)
  • Cerrar

El procedmiento es similar para otros navegadores (Firefox, Opera, Safari…) y quienes prefieran el uso de estos seguramente están habituados a sus opciones de configuración porque por algún extraño motivo los habrán elegido por sobre los dos más comunes, funcionales, compatibles, veloces…

Un último paso, sólo recomendable para temerarios o si realmente saben lo que hacen es, ya que instalaron cCleaner:

  • Abrir cCleaner
  • Ir a Herramientas
  • Click en la opción Inicio
  • Allí, solapa por solapa (Windows, Internet Explorer, Firefox…) pueden ir quitando o desactivando todo aquello que no desean. Normalmente es fácilmente identificable bajo la columna Programa. Como regla general, ante la duda déjenlo como estaba o menos googleen antes de meter mano. Pero puede aplicarse sin mayores riesgos lo mismo que para desinstalar los programas: si dice toolbar, sacalo. si corresponde con alguno de los nombres mencionados (otra vez: Ask, Conduit, etc…), sacalo.
  • Hecho esto, vayan a registro, hagan la reparación y luego reinicien el equipo.

Listo.

Espero que el proceso les haya resultado lo suficientemente engorroso para hacerlos pensar un poco mejor la próxima vez que vayan a hacer click en un “Siguiente”, “Acepto”  o “hacé lo que quieras en mi compu”.

 

 

 

 

 

 

 

 


Buscar en JADM

Biblioteca